lunes, 6 de octubre de 2008

El estómago palpita.


A veces me gustaría ser más aséptica. Permitir que las cosas me afectaran sólo en su justa medida, que se supone que eso es parte del “madurar” y a mi ya me va tocando Dicen que los sentimientos están en el corazón. Pues hay que ver lo mal formado que tengo yo el cuerpo, que con lo que siento es con el estómago. Porque se me hace un nudo cada dos por tres, y el corazón no me duele pero el estómago si. Estoy cansada.

9 comentarios:

contrahecho dijo...

Hay un libro titulado "cómo dejar de amar", el cual te aconsejo porque te ayuda a adiestrar el corazón en el arte de realizar pálpitos acompasados. Te indica como expulsar las mariposas del estómago y te hace ver una realidad que no es cruel contigo.
Su autor... todavía no ha nacido, me lo acabo de inventar. Es más, igual hasta está escrito.
Un beso niña.
Escribes muy bien.

Verbo... dijo...

Amiga

Existe la teoria de que el alma está en los intestinos, y no en el corazón.

El palpitar del corazón, es el reflejo de lo que brota desde los intestinos, eso dicen...

Asi que no estás tan lejos de la verdad.

Un beso ♥

M.

Felipe Sérvulo dijo...

Me gusta lo que ofreces.
Gracias por darme la oportunidad de conocerte.

Merce dijo...

¿Cómo se hace eso de no dejar qué las cosas afecten?... cuando lo sepas, please, dame un toque...¿si?

Contra, por un momento casi me lo he creído... jo...

ONUBIUS dijo...

Los nudos están para desatarlos o para sujetar todo aquello que se nos escapa, he aquí la cuestión, madurar con el sol no te da las mismas garantías que aprendiendo de los errores, total, si eres como yo, que te afectan las cosas, va a ser difícil intentar dejar de sentir.

Abrazzzusss...

PD:
Venia devolviendo una visita y he aquí que me gusto.

Miss Sybarite dijo...

Yo controlo bastante bien mi interior, soy una gran defensora de la relatividad y la simplificación, y gracias a ellas es verdaderamente difícil que algo me afecte.

Pero ha tenido que traerme la vida el amor más grande para ahora estar completamente rota, de corazón, de cuerpo, de alma y de todo. Y cuando creo que levanto la cabeza un poquito, es tanto, tanto amor el que tengo dentro, que vuelvo a caer con todo su peso.

Contrahecho, no se puede generar ilusiones tan grandes, ¡ahora escribes el libro!

Athena dijo...

No tengo idea cuál es la ubicaciòn del alma en el cuerpo; pero a juzgar por cuánto duele, asegurarìa que ocupa cada rincón de carne que palpite.... Bellìsimo todo tu espacio. Indudablemente, bellísima tú.

Tempero dijo...

Aveces con tanta asepsia lo que se consigue es no inmunizarse. Pero inmunizarse cuando se trata de sentimientos es mas complicado. Para ello necesitas un corazón de piedra y un estómago a prueba de bombas. Tú eres más delicada, ¿no?
Te me perdiste por la lontananza.

Besos.

Babilonio dijo...

Para el estómago Almax, para elcorazón vida y para seguir adelante mirar a delante.
No lo olvides.
Besos