miércoles, 8 de octubre de 2008

¿Jugamos a los médicos?




Hace unos meses escuché en la radio que habían descubierto la vacuna para el cáncer de cuello de útero. Creo que se lo comenté a todo el mundo porque pocas noticias hay buenas en la prensa como para dejarlas pasar por alto. Es más, ese tipo de noticias me emocionan dado que soy de lágrima fácil. A los pocos días ya había en mi centro de salud carteles anunciándolo. Hoy felicito al alemán Harald zur Hausen y los franceses Francoise Barre-Sinoussi y Luc Montagnier por descubrir el virus que provoca el cáncer del que os hablaba y el del VIH. Les felicito y les doy las gracias porque mientras yo me estaba tomando copas ellos estaban estudiando, porque mientras yo salía y entraba con mis amigos ellos estaban estudiando, porque mientras yo me iba de fin de semana ellos estaban estudiando y porque si algún día tengo algún problema de salud me ayudará alguien que ha estado estudiando..
Siempre he mostrado gran admiración por el personal sanitario porque me parece que realizan una labor increíble. Siempre he mostrado esa admiración hasta este verano en el que me he pasado un par de meses en varios hospitales y he visto que en un alto porcentaje (por dios los que aún tengan vocación no se den por aludidos que a ellos estoy inmensamente agradecida), son personas prepotentes que se olvidan de que los pacientes y sus familias no son números de camas sino personas que están ahí sufriendo. No entiendo cómo después de estudiar tantos años y dedicar tanto esfuerzo cuando realizan su trabajo están deshumanizados. Suponía que los médicos y las enfermeras estudiaban por vocación y para ayudar a los enfermos. Ahora ya no supongo nada.
Además de agradecer a los investigadores que velen por mejorar nuestra calidad de vida quiero felicitar a mi médico de familia por su día a día, no sólo por ser un buen profesional sino por no haber perdido la humanidad y la ternura que supongo algún día le impulsó a hacerse médico. Se llama JM Rodríguez Valencia, no ha recibido ningún nobel pero es genial.

25 comentarios:

contrahecho dijo...

Bueno, yo no soy médico, pero creo poder entenderlos en cuanto a la deshumanización que tú criticas. Cuando por tus manos pasan miles de pacientes, clientes en mi caso, no es que se pierda la profesionalidad, ni que todos nos parezcan números, lo que ocurre es que la experiencia te dice que si te implicas a nivel personal, trabajas peor. Me explico: la gente no tiene sentido de la mesura, te llaman a cualquier hora con SU problema, no se dan cuenta de que hay muchos más "enfermos" y pretenden entender en dos minutos aquello que a tí te ha costado años aprender.
Prepotencia?, eso es un escudo. Mira, nosotros sabemos la mitad de la mitad de lo que parece que sabemos, e imagino que a los médicos les ocurre lo mismo. Si das sensación de inseguridad a un paciente-cliente, cómo lo vas a curar?.
Lo del trato personal, más que personalizado, es un cuento chino que venden por la tele. Es casi un imposible. Cuando yo empecé con mi trabajo, tenía pocos clientes, contestaba a todo, me llamaban a cualquier hora, etc, etc y el resultado de tanta implicación, al final acababan siendo reproches si la cosa salía mal y ningún agradecimiento cuando salía bien.
El tema de hoy me parece muy interesante.
Besos.

contrahecho dijo...

Por cierto, me ha hecho mucha gracia tu "moi aussi" en el blog de sommer.

enrique dijo...

Yo alcanzo a entender que se inviertan sumas enormes de dinero para comprobar que en Marte hubo un charco de agua hace millones de años y no se invierta lo mismo en la curación de enfermedades...
Si fuera asi, estoy seguro que la diabetes, el cáncer o el sida estaban más que erradicados.
Pero claro, los laboratorios multinaciones se quedarian sin mercado...

enrique dijo...

Por cierto, de adolescente (y de mayor) me encantaba jugar a los médicos...

enrique dijo...

"Yo alcanzo" es "No alcanzo..."

Sintagma in Blue dijo...

Como en todos los colectivos hay de todo pero es una gran cosa saber que algunos piensan en mejorar este mundo nuestro.

Eria.. dijo...

La prepotencia es tratar mal al personal, es no explicarles las cosas cuando se lo preguntas, que si lo haces es porque no lo sabes, de otra forma tu serías quien pasa consulta. Prepotemcia es que crean que les estás engañando. Prepotencia es que te vacilen. Prepotencia es que cada uno te diga una cosa y todos ellos tengan razon. Prepotencia es que les preguntes el nombre porque no sabes qué médico te está tratando ya que con el portafolios lleva tapado el bolsillo y te pregunte que para qué lo quieres saber. eso es prepotencia no es un escudo y simplemente el hecho de llevar una bata blanca ya les es suficiente coraza porque como en situaciones jodidas nos salvan la vida creemos que son semidioses.
También creo que por su propia salud mental no pueden impicarse en los casos que tratan, no sólo porque si lo hacen son menos efectivos sino porque tiene que ser duro estar siempre rodeado de dolor. Que eso lo entiendo de verdad, lo que no entiendo es que traten mal a la gente, que sean ofensivos. Creo que con el personal sanitario si que somos agradecidos porque nos sentimos vulnerables y confiamosen ellos.Es más, a mivel particular estoy agradecida a algunas personas de este gremio.
Muchas gracias por tu comentario de hoy contrahecho,cada día me gustas más, eres un cielo.
Yo pienso lo mismo Enrique pero ¿sabes? podemos buscarle la parte positiva eso... seguro que alguno de los materiales que han creado para que ese estudio se lleve a cabo al final lo terminarán utilizando para algo en la medicina, suele pasar. Es lo bueno de la ciencia.(lo voy arepetir tres veces y así me lo creo más). A mi me gusta de jugar a los médicos los tacones tan inmensos que siempre se ponen las enfermeras jejeje.
Como dice sintagma...algunos piensan en mejorar este mundo y no podemos olvidarnos de eso.
Besitos varios.

Belén dijo...

Los sanitarios tenemos muchas veces el sindrome del quemado, y al final tendemos a establecer un filtro para no sufrir demasiado...

pero luego tenemos a los que empatizamos y si que lo sobrellevamos, como tu médico y como otros muchos, que son los que se merecen la palmada en la espalda :)

Besicos

belita dijo...

Demasiado amenudo se nos olvida que tenemos corazón y no solo es un organo más del cuerpo, en la profesión medica y en el resto. No obstante hay gente maravillosa en ese "mundo" y en el resto del mundo, profesionales decentes que realmente se preocupan de los demás.

Besines

P.D.: Que disfrutes del finde y que sea según tus deseos.

Verbo... dijo...

Quizas sea por ello,
porque los investigadores se centran en estudiar
mientras que los medicos simplemente aplican lo investigado.

Unos en laboratorios
y otros en sala.

Algunos medicos, no todos se deshumanizan, y le es mero negocio la profesion,

para otros si
es vocación.

Un beso ♥

M.

TOROSALVAJE dijo...

Coincido contigo Eria, y más, no sólo son prepotentes sino que muchos se han vendido a las multinacionales farmacéuticas, sé de que hablo. Viajes, cruceros, ordenadores, etc a cambio de recetar determinados medicamentos. Un asco.

Exceptúo a los que todavía aman al hombre más que al dinero. Pocos, me temo.

Saludos.

El Charolito dijo...

Este tema es muy interesante y merece una respuesta larga y meditada. Voy a comer y luego la posteo. Hasta ahora

Miss Sybarite dijo...

Creo que el distanciarse afectivamente de la profesión no está reñido con el desarrollarla con total humanidad. Tengo una hermana enfermera (gran enfermera) y solemos hablar de ello; bromean sobre los enfermos (y hablo de cuidados intensivos, que a veces se encoge un poco el corazón al escuchar el desenfado -que no irrespeto- con el que relatan algunas cosas), han de tomarse así las cosas porque de lo contrario, no irían a trabajar sino a sufrir, pero al mismo tiempo los atiende no sólo con una profesionalidad enorme, por descontado, sino con un cariño grandísimo, hasta el punto de que mantiene una fuerte amistad con una chica a la que dedicó una atención especialísima durante un coma por un accidente de tráfico (ambas están seguras de que salió gracias a tanto que le habló animándola).

Creo, sin embargo, que eso no es tanto así en los médicos. Conozco a personas que trabajan con ellos a alto nivel (investigación) y que aseguran que son lo peor de lo peor. Y salvando casos, que claro que los habrá, como en todo, estoy de acuerdo. Yo no puedo soportarlos. Sí, son prepotentes, son Dios, lo saben todo y no hay discusiones posibles, creen que realmente tienen la vida en sus manos. En eso tienen que ver también los pacientes, claro, que así lo creen.

Como Enrique, creo absurdo dedicar presupuestos ingentes a la investigación espacial mientras hay personas que ni siquiera pueden beber agua limpia. Pero corregiré algo que ha comentado él, la solución a todas esas enfermedades está infinitamente más avanzada de lo que los pobres mortales pensamos. Lo que pasa es que, como bien dice Enrique también, no interesa hacerlo saber porque antes hay que rentabilizar las patentes desarrolladas en estadios de investigación anteriores.

Así es este mundo.

MARIA dijo...

Como se suele decir "en todas partes cuecen habas" y no por ello hay que desprestigiar o alabar una profesión u otra, sigo creyendo en las personas, aquellos que aman en verdad su hacer, su dedicación, su entrega y eso suele apreciarse en la cercanía, en el trato, en la cordialidad... así que amiga no hace falta jugar (que también está muy bien) sino vivir, aprender y valorar lo que realmente merece la pena, el ser humano en y por sí mismo.
Un abrazo.

CalidaSirena dijo...

Creo que no todos los médicos y enfermeras son así, por suerte, hay muchas personas que sí realmente se preocupan de las personas que tienen entre sus manos y se preocupan de que salgan adelante en sus enfermedades...aunque también es cierto, que cuando uno esta mucho tiempo viendo desgracias llega un momento en que por desgracia, se acostumbra y a los ojos de los demás puedan parecer fríos y deshumanizados, cuando realmente es que tienen que utilizar una coraza, para que no todo llegue a hacerles daño, pues sino, en esas profesiones no podrían trabajar mucho tiempo, sería un desmorone emocional muy importante...
Aunque sigo diciendo que hay de todo, como en todas la profesiones, personas que trabajan con devoción en lo que hacen y otras que no...
Besos muy cálidos, me ha gustado tu blog

el huerfano piano dijo...

en cierto modo tienes razón de hecho hay cursos especiales para medicos, que se trata precisamente de eso, de que sepan como trasmitir al paciente y familiares.
Por otro lado tambíen es cierto lo que dice contrahecho que no se puede dar facultad de medicina, pero desde luego se puede y debe mejorar mucho el trato al paciente y a los familiares

Bueno como yo digo, me atraen los medicos pero fuera del hospital
jajajaja

El Charolito dijo...

No morí ayer en la comida, pero no he tenido ánimo de ponerme al teclado. Pero me parece un tema interesanre, y por eso quería dejar mi punto de vista.
COmo ya han dicho otros, creo que hay muchos trabajos que hacen necesaria una cierta diatancia moral con el cliente/paciente para poder hacerlo bien.
El de médico es uno de ellos. El mío, de abogado, también. Nunca puedes identificarte con el problema del cliente/paciente ni hacerlo tuyo, porque entonces lo sufres y no tienes la mente clara para ofrecer lo mejor de ti.
Pero del mismo modo creo que esa distancia moral no tiene por qué ser prepotencia ni grosería, ni siquiera indiferencia. Creo que todo se puede hacer y decir con buenas palabras y teniendo en cuenta que el cliente/paciente es una persona en una situación difícilque agradecerá que lo hagas con tacto.
La prepotencia es, pues, cuestión de cada persona, no de las profesiones.
Por desgracia, cuanto más arriba están, cuanto más poder tienen, más se da la prepotencia. Jefes de servicio, altos funcionarios, jueces... Y algunos agentes del orden (sobre todo de policías locales, menos de na nacional o de la Guardia Civil)

Eria.. dijo...

Gracias por vuestrso comentarios. Me ha alegrado entrar y ver que habeis pasado por casa. Un besazo muy muy fuerte todos.

el huerfano piano dijo...

Ay eria como me abres los ojos cuando lo tengo cerrados
lo digo por tu ultimo comentario en mi blog.
Me hace mucha ilusion que me sigues Gracias

un beso

Merce dijo...

Yo he estado en dos ocasiones de acompañante de un enfermo recién operado, y ciertamente el trato de los cirujanos rozaba, mejor traspasaba la grosería más terrible. El trato que se nos daba a los familiares era horrible, ni a un perro. Esa forma y esa prepotencia para echarnos de la habitación cuando ellos entraban. Hay mucho que agradecerles, pero desde luego no el trato.

Yo tuve a mi hija con 9 meses ingresada, y monté un escándalo, porque era terrible la forma de tratarnos a los padres, que imagínate en las condiciones en llas que nos encontramos en ese momento. Que era mi hija la que estaba en la cama, atada. Sí atada, para que a mí me pudieran echar... a las horas a las que al personal les molestaba mi presencia...

Tengo un problema para ponerte en el reader... con tus feeds... ¿cómo puedo hacerlo???

Beso

Eria.. dijo...

Merce... no se solucionar lo de los feed, termina de decírmelo otra persona en un correo, intentaré averiguarlo ¿si? admito ayuda (ajajaja que una es muy digna jajajaj).Besitos varios.

Merce dijo...

Lo he intentado con esto que has puesto... pero me sigue diciendo que no encuentra tus feeds... ¡qué habrás hecho con ellos! ;-)

Eria.. dijo...

A ver ahora que cambié eso de la direccion URL...(que no se muy bien que es).

Bacdiras dijo...

Hay grandes anónimos por ahí. Ya lo creo. Me parece que puede estar muy bien el agradecerles su labor, aunque este tipo de personas no lo suelen hacer por recibir ningún halago.

Un abrazo.

Groucho dijo...

TUVE LA MALA SUERTE DE PASAR UNA NOCHE VIEJA EN LAS URGENCIAS DEL HOSPITAL DE BELVITCHE DE BARCELONA, CON MI PADRE, QUE MURIO SEIS DIAS DESPUES (EL DIA DE REYES).
FUE LA EXPERIENCIA MAS TRAUMATICA QUE HE PASADO NUNCA Y QUE NUNCA QUIERO VOLVER A PASAR.
LLEGAMOS DIEZ MINUTOS DESPUES DE LAS UVAS, HABIA FIESTA EN EL AMBIENTE, EL CAVA HABIA CORRIDO Y LOS ENFERMOS (POCOS) MOLESTABAN. MI PADRE CON UN CANCER DE COLON TERMINAL Y MUY DOLOROSO, SE CAIA DE LA CAMILLA Y NADIE NOS AYUDABA.
YO NO QUERIA DEJARLO SOLO Y LLAMABA AL TIMBRE, POR EL INTERFONO ME CONTESTABA,CON FONDO DE RISAS, UNA VOZ GANGOSA DICIENDOQU E TUVIESE PACIENCIA QUE ESTABAN A TOPE (DE CAVA) DE TRABAJO.
A LAS SEIS HORAS VINO UNA ENFERMERA CON UNA INYECCIÓN DE MORFINA Y POR UN RATO SE ACABARON LOS DOLORES. YO ADMIRO A TODOS LOS BUENOS PROFESIONALES YA SEAN MEDICOS YA SEAN FONTANEROS, PERO LAS RATAS DE CLOACA A LAS CLOACAS.
UN SALUDO...