viernes, 26 de septiembre de 2008

Crisis.


Escucho y escucho la palabra crisis. Algunos clientes deciden prescindir de nuestros servicios buscando proveedores más baratos porque se tienen que apretar el cinturón. Llamo a dos personas que están haciendo sustituciones por vacaciones para ampliarlas el contrato. Ninguna quiere. Me cuesta encontrar operarios. No entiendo esta crisis.

7 comentarios:

Antonio F. Marín dijo...

Es que los españoles sólo quieren ciertos trabajos. Se nos caen los anillos al hacer otros, y éstos son los que suelen ocupar los inmigrantes. Supongo, claro. Eso dicen.

Eria.. dijo...

Pues eso pensaba yo Antonio, pero en este caso 50%, una persona española y otra inmigrante.Bueno miento.Cuando consiges la nacionalidad española ya no eres inmigrante ¿no?. Besitos varios

Eria.. dijo...

Ups... consigUUUUUUUUUUUUUes.

Antonio F. Marín dijo...

A lo mejor es que el emigrante, cuando consigue la nacionalidad, también consigue los modales y el saber estar de los españoles, es decir, la siesta y la picaresca que son nuestras aportaciones al mundo, además de los inventos del futbolín, la fregona y el Chupachups.
Un beso. Bueno, muchos.
PD.- Que conste que también hemos inventado el autogiro y el submarino, por ejemplo.

Merce dijo...

A ver si están cobrando el paro o algún subsidios y vas a venir tú a acabar con el chollo, mujer...:-)

Beso

Miss Sybarite dijo...

Y la olla exprés, Antonio, que no es ninguna bobada.

Hay crisis, sin duda, porque los precios están disparados y la gente se está quedando sin trabajo, pero los bares están llenos. Hay crisis pero el problema es que no sabemos enfrentarla porque no queremos renunciar a ciertos hábitos.

Antonio F. Marín dijo...

No tenía ni idea de que habíamos inventado la olla exprés, Sybarite.